“tenemos la obligación moral de aplicar la tecnología automatizada de vehículos para salvar la mayor cantidad de vidas posible lo antes posible”

El Toyota Research Institute tuvo un gran avance el año pasado en su búsqueda por hacer que el conducir un auto sea más seguro. Fue tan profundo que Toyota quiere abrirlo a otros fabricantes de automóviles.

La inspiración fueron los aviones de combate modernos, que utilizan un sistema de control de vuelo de bajo nivel para traducir la intención del piloto y mantener la aeronave estable y segura. TRI llama a este control de asistencia al conductor “Guardian” lo cual combinará y coordinará las habilidades del conductor humano y el vehículo conducido.

La director general de TRI, Gill Pratt, reveló el lunes durante el CES 2019 el progreso de la investigación, una explicación de su enfoque y, lo más importante, su intención de compartir la asistencia al conductor, Guardian, con otros fabricantes de automóviles. TRI lo llama “Guardián para todos“.

Para ser claros, el sistema Toyota Guardian o el sistema “Guardian para todos” no está en producción, ni lo estará por algún tiempo. Pratt dijo que se compartiría “en la década del 2020”, pero ni siquiera está completamente seguro de cómo se distribuirá al resto de la industria. En una mesa redonda con reporteros, Pratt dijo que no estaba seguro de si licenciarían el software, o una combinación de hardware y software, a los fabricantes de automóviles. Solo señaló que Toyota tiene el deseo y la intención de abrirlo al resto de la industria automotriz.

TRI, y Toyota como resultado, han adoptado un enfoque dual a la autonomía que denomina “Guardián” y al completamente autónomo “Chauffeur.” El fabricante de automóviles tiene la intención de eventualmente desarrollar y desplegar autos totalmente autónomos para atender a una población envejecida, discapacitada o que necesite un robot. Pero como señaló Pratt el lunes, todavía queda mucho por hacer antes de que este tipo de vehículos estén en carretera de manera significativa.

Mientras tanto, Pratt dice que “tenemos la obligación moral de aplicar la tecnología automatizada de vehículos para salvar la mayor cantidad de vidas posible lo antes posible”.

Ahí es donde entra en juego la otra parte de ese enfoque dual, llamado Guardian. Guardian es una tecnología que opera en segundo plano y se activa cuando es necesario. El conductor siempre está conduciendo, pero Guardian está observando, detectando y anticipando problemas.

Toyota Guardian está diseñado para amplificar el control humano del vehículo, no para reemplazarlo, dijo la compañía. TRI mostró un video durante su presentación en el CES de un accidente de tres autos que incluyó uno de sus vehículos de investigación de conducción automática que se manejaba en modo manual. Sin embargo, los sensores del vehículo estaban todos encendidos y capturando datos.

El TRI sostiene, que este enfoque combinado con Guardian, habría anticipado o identificado el incidente pendiente y empleado una respuesta correctiva en coordinación con la información del conductor. En este caso específico, el modelado y las pruebas de TRI determinaron que el sistema habría impulsado al vehículo a acelerar para evitar el accidente por completo.

Fuente: Techcrunch

Abelardo Kasrim on FacebookAbelardo Kasrim on Twitter
Abelardo Kasrim
Abelardo Kasrim
Editor en Jefe
Abelardo Kasrim es Editor en Jefe en Automocion.co Habla directamente con el por Twitter en @abelardokasrim

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *