Los fanáticos de Pimp My Ride pueden haber creído que el show de MTV fue una especie de hada madrina para los amantes de los autos que no podían permitirse ciertos caprichos. Sin embargo, si echas un ojo debajo del capó y en vez de encontrar un motor V-8 brillante y resplandeciente, podríamos encontrar un hámster corriendo en una rueda, metafóricamente hablando. Algo que no podemos negar es la gran la popularidad e impacto de Pimp My Ride en la cultura pop, pero la realidad detrás de la escena del show, puede hacer que lo veas de ahora en adelante de otra manera.

 

El proceso no toma días o incluso semanas, toma meses

El programa televisivo te hace dar la impresión de que a las personas les entregan el auto unos cuantos días después, casi con la pintura húmeda, pero algunos de los propietarios de esos automóviles informan que en realidad tardaron más de siete meses. El taller tenía que pedir partes o hacer las partes personalizadas lo que requerían de tiempo. Para colmo, los ex participantes le dijeron al Huffington Post que MTV no siempre les proporcionaba un automóvil alternativo durante todo ese tiempo. Uno dijo que solo le pagaron durante los primeros dos meses sus viáticos, y lo que es peor, debido a su corta edad, los rent-a-car más respetables ni siquiera le alquilaron.

 

Muchos autos con problemas mecánicos se quedaron con los mismos problemas

No hay nada de glamoroso en arreglar un problema mecánico importante y Pimp My Ride aparentemente ni lo intentaba. En su lugar, utilizaron los automóviles como publicidades elaboradas para sus empresas patrocinadoras mediante la instalación de accesorios llamativos. Se corrigieron algunos problemas, pero los concursantes han afirmado que el trabajo fue descuidado, mientras que otros informan que los automóviles les dejaron de funcionar por completo unos días después. Un concursante, Seth Martino, dijo en su Reddit AMA que su coche privado era un “tugurio pulido” que ni siquiera podía manejar, hasta que le gastó $ 1.700 de su propio dinero para reemplazar el motor que los “mecánicos” del programa ni siquiera le prestaron atención. ¡Pero hey! ¡Al menos consiguió un brazo robot que puede hacer tonterías innecesarias!

 

Los productores modificaron las historias de los propietarios de automóviles para lograr un efecto dramático

Algunos autos eran tan llamativos, que llamaban la atención de la policía

Cuando los concursantes no parecen lo suficientemente interesantes, el programa les agregó algo de sabor. Algunos autos fueron retocados para verse peor que como los encontraron. Martino se quejó de que los productores plantaron caramelos en todo su auto al principio porque tenía sobrepeso y querían una razón para instalar una máquina de algodón de azúcar. Otro propietario de un automóvil dijo que le pidieron que rompiera con su novia para aparentar más necesitado de la ayuda del programa.

 

Los propietarios de automóviles sabían de antemano que fueron elegidos

 

El elemento de sorpresa es genial para la buena televisión, y Pimp My Ride siempre comenzaba golpeando la puerta de algún propietario necesitado. Entonces ¿Cuántas personas crees que realmente respondan en el momento justo? Es por eso que los propietarios de los automóviles fueron avisados, preparados y maquillados de antemano. De hecho las personas seleccionadas ya tenían micrófonos instalados, algunos diálogos preparados y todo lo que se necesita para repetir las tomas una y otra vez. El concursante Jake Glazier contó que los productores no creían que pareciera lo suficientemente entusiasmado, por lo que lo obligaron a hacerlo nuevamente, varias veces. Otras veces, si la casa de una persona no parecía adecuada para la televisión, se iban a otra casa así no fuese la del concursante.

Lamento haberte arruinado el entusiasmo con este programa, pero yo particularmente espero que Netflix lo saque de su catalogo de inmediato.

Abelardo Kasrim on FacebookAbelardo Kasrim on Twitter
Abelardo Kasrim
Abelardo Kasrim
Editor en Jefe
Abelardo Kasrim es Editor en Jefe en Automocion.co Habla directamente con el por Twitter en @abelardokasrim

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *