El fluido más importante en tu automóvil es quizás el más ignorado

Este artículo tiene la intención de darle una idea de lo que debes hacer para asegurarte de que el líquido de frenos esté en buen estado y permita que tu automóvil frene con seguridad y también un poco sobre cómo funciona el líquido de frenos. Hay algunos aspectos del líquido de frenos en los que saber más sobre ello te ayudará a saber qué hacer y qué no hacer cuando autorizas reparaciones o trabajas tu mismo en tu auto.

Por lo general, ningún artículo como este es suficiente guía para trabajar con seguridad en tu propio vehículo. Antes de asumir los riesgos usted mismo, asegúrese de consultar el material apropiado para su vehículo o consultar con un profesional. Siga leyendo para obtener una visión general de cómo funciona el líquido de frenos y qué implica reemplazarlo.

Lo básico: lo que debes hacer para mantenerte a salvo

Aquí están las cosas de debes saber. En primer lugar, sus frenos no funcionan sin líquido de frenos. Es un sistema hidráulico. La presión de frenado empuja el fluido hacia los frenos, empujando las almohadillas hacia el rotor (estos se llaman frenos de disco, porque el rotor se ve como un disco). Los rotores están unidos a los cubos de las ruedas y giran a medida que gira la rueda. Es decir, más presión hace que el automóvil disminuya la velocidad. Sin fluido, no hay presión. Tienes un freno de emergencia o freno de mano (también conocido como freno de estacionamiento), pero por lo general es demasiado débil para lograr detener el automóvil en caso de emergencia. Entonces, si usted o su mecánico detectan una fuga de líquido de frenos, entonces tienes un gran problema. Debes arreglarlo de inmediato y no debes conducir el auto hasta no tanto solucionar la fuga.

Si no hay filtraciones o fugas, es posible que aún sucedan cosas. El fluido de frenos, con el tiempo, se daña. Absorbe el agua del aire y esto hace que se forme una mugre parecida al óxido. El agua también tiene un punto de ebullición mucho menor que el del líquido de frenos. Si estás frenando muy duro, el agua llegar a hervir en las líneas que llevan el líquido de frenos a los componentes del freno. Si esto sucede, podrías “perder” los frenos: el pedal podría ir a fondo y tocar el suelo y el auto no frenaría.

El intervalo de cambios del líquido de frenos varía, pero una buena regla es cada dos años. Pida un cambio de líquido de frenos cuando reciba un cambio de aceite después de que haya transcurrido el tiempo recomendado. Por lo general, no es costoso si tiene un sistema de frenado común.

Por último, si vas a rellenar el depósito de líquido de frenos que se encuentra bajo, solo use líquido de frenos de un recipiente nuevo. El líquido de frenos comienza a “estropearse” casi de inmediato. Afortunadamente, los líquidos regulares son baratos. Compra solo lo que vas a utilizar relativamente pronto. El líquido de frenos dura aproximadamente 2 años en un recipiente sin abrir.

¿Puedes cambiar el líquido de frenos tú mismo?

¡Sí! En general, no necesitas herramientas especiales. Pero debes tener alguna experiencia básica trabajando en automóviles y debes leer un tutorial dedicado de un manual de reparación específico de tu automóvil. Asegúrate de prestar atención al tipo de líquido de frenos y al procedimiento de purga de los frenos. No es difícil de hacer, pero debe hacerse bien para estar seguro.

¿Cuáles son los diferentes tipos de líquido de frenos?

Debido a que es un sistema de seguridad tan importante, los propietarios frecuentemente se preguntan qué pueden hacer para que sus frenos funcionen lo mejor posible. Estamos acostumbrados a ver fluidos “premium” ser agregados en nuestros autos; sofisticados aceites sintéticos y aditivos especiales.

En general, los frenos no son tan elegantes. Por lo general, lo único que necesitas es un líquido limpio que se cambie regularmente. Para las personas que manejan sus autos en pistas de altas velocidades o en otras situaciones severas donde los frenos son usados al extremo, hay algunos fluidos de freno especiales que son mejores para esas situaciones. Pero para los conductores regulares, estos son excesivos y exagerados.

Repasemos los tipos comunes de líquido de frenos. Recuerde, debes usar lo que se recomienda el manual del propietario de tu auto. ¡La mezcla de fluidos de frenos es generalmente una pésima idea!

DOT 3: generalmente formulado con una base de glicol-éter. El punto mínimo de ebullición en seco (líquido de frenos puro) es 401 F, y húmedo (medido con aproximadamente un 4 por ciento de agua mezclada en el fluido) es 205 F. Es apropiado para vehículos regulares utilizados para fines típicos de desplazamientos.

DOT 4: muy similar al DOT 3 pero con aditivos que aumentan los puntos de ebullición mínimos. Los fluidos DOT 4 tienen un punto de ebullición en seco superior, pero requieren cambios más frecuentes. Los fluidos DOT 4 diseñados para carreras o autos de alto rendimiento, pueden exceder significativamente los puntos de ebullición mínimos; a veces se los conoce como fluidos Super DOT 4. El DOT 4 regular es apropiado para vehículos regulares. Si se trata del tipo de líquido de frenos especificado en el manual del propietario, el intervalo de reemplazo de fábrica tendrá en cuenta la mayor tasa de absorción de agua del DOT 4.

DOT 5: No es compatible con ninguno de los otros tipos de líquido de frenos. Ver más abajo. El DOT 5 no atrae el agua, actúa como un antídoto y no daña la pintura. También es extremadamente costoso y es superado por los fluidos especiales DOT 4. A menos que tu automóvil esté diseñado para operar con DOT 5, o si tienes una razón muy específica para utilizarlo, puedes ignorar este fluido tranquilamente.

DOT 5.1: Es similar al DOT 3 y 4 químicamente, pero tiene el mismo punto de ebullición mínimo en húmedo y en seco que el DOT 5. Tiene una viscosidad más baja y algunos vehículos lo requieren. DOT 5.1 no es “mejor” que DOT 4 para cualquier aplicación dada.

¿Puedes mezclar diferentes tipos de líquidos de frenos?

La respuesta corta es no. Usa solo lo recomendado, cámbielo en los intervalos recomendados y así evitas cualquier problema.

La respuesta más larga es que DOT 3, DOT 4 y DOT 5.1 son técnicamente compatibles. Si tu depósito de líquido de frenos esta peligrosamente bajo, en un apuro, uno podría reponerlo con el otro. No lo conduzcas así por mucho tiempo. Es posible que tengas una fuga de fluido. Pídele a un profesional que lo purgue y vuelva a llenar el sistema para que tenga fluido limpio y nuevo del tipo correcto.

El fluido DOT 5 no se puede mezclar con ningún otro tipo. Está basado en silicio, en lugar de glicol-éter. Si tienes un automóvil que requiere DOT 5, entonces ese es. No coloques nada más. Podrías dañar el sistema de frenos. Es posible convertir tu automóvil para que pueda usar el DOT 5, pero eso se lo debes dejar a un profesional.

¿Quién nombró dos fluidos incompatibles como DOT 5 y DOT 5.1?

Quien quiera que haya sido, debería de obtener bajas calificaciones en materia de seguridad. Esto suele confundir y las consecuencias son serias.

¿Por qué necesitas cambiar tu líquido de frenos?

Los fluidos de freno DOT 3, 4 y 5.1 son higroscópicos. Eso significa que absorben la humedad en el aire y a su alrededor. Incluso con la tapa del depósito de liquido de frenos bien sellada, con el tiempo, la humedad penetrará y contaminará el fluido.

¿Qué tiene de malo el agua en el líquido de frenos? Bueno, el líquido de frenos es incompresible bajo presión, y dado que tiene un punto de ebullición alto, el calor de los frenos no es suficiente para hacer que hierva. Pero el agua tiene un punto de ebullición mucho más bajo. Si el líquido de frenos contaminado por la humedad comienza a hervir, crea burbujas de gas. El gas si es compresible. Así que cuando pisas el pedal del freno y creas presión hidráulica en el sistema de frenos, en lugar de transferir esa fuerza a tus pastillas de freno para agarrar tus rotores (o tambores) y desacelerar tu coche, esa fuerza se desperdicia al comprimir ese gas.

En términos más prácticos, podría significar que tu pedal de freno simplemente se hunde hasta el suelo sin detener el automóvil. Eso, amigos, es muy malo.

El agua en su sistema de frenos también puede causar oxidación, que puede engomillar los conductos de freno o los herrajes del freno y hacer que los frenos funcionen inadecuadamente o incluso se arrastren, una situación donde las pastillas de freno no se desenganchan del rotor o tambor, creando fricción y calor, y tal vez causando aún más daño.

Afortunadamente, en lugar de adivinar o probar ver cuál es el contenido de humedad, solo puedes seguir las sugerencias de reemplazo del líquido de frenos del fabricante. De esa forma, sabes que tienes un fluido limpio y efectivo que no te defraudará cuando debas frenar. Si conduces algo que no tiene un intervalo recomendado, la regla de oro es cada dos años. Para los autos de alto rendimiento que se someten a una conducción enérgica o pasan tiempo en la pista, intenta reemplazar el liquido de frenos cada seis meses. Para autos puramente de carreras, el líquido de frenos generalmente se reemplaza en todas las carreras. Como puedes ver, cuanto más duro debas frenar, más frecuentemente debes cambiar tu fluido.

¿Qué es eso de purgar tus frenos?

Si te interesa reemplazar el líquido de frenos por ti mismo, tendrás que purgar los frenos como parte del proceso. El purgado es un proceso por el cual empuja el nuevo líquido de frenos a través de las líneas de freno, expulsando el fluido viejo y cualquier burbuja de gas que se haya formado. Una vez que el fluido que se drena es homogeneo y libre de burbujas,ya esta listo.

El proceso en sí requiere de algunas cosas. Necesitarás un contenedor de recolección, una llave inglesa para abrir la válvula en cada pinza de freno y un amigo o ayudante para operar los pedales de freno o una herramienta de purgado de presión. Te animo a que leas o veas un tutorial específico de tu vehículo antes de comenzar a hacerlo.

Poner el depósito de freno seco o abrir las válvulas de purga demasiado ,puede en realidad introducir más burbujas en el sistema, lo que podría ser un grave problema de seguridad. No es difícil siempre y cuando sigas las instrucciones cuidadosamente y prestes atención.

Si no estás seguro, lleva tu auto a un profesional para que lo haga bien. Los frenos, son el sistema de seguridad más fundamental y jamas hagas algo que lo comprometa.

Ahora, los mecánicos profesionales cuentan con sofisticados sistemas operados a presión que lo hacen rápido y fácil. Y mientras no estés purgando innecesariamente el sistema de frenos, con más frecuencia que el intervalo recomendado, no es una mala idea. Solo asegúrate de que el servicio tenga un precio razonable.

Abelardo Kasrim on FacebookAbelardo Kasrim on Twitter
Abelardo Kasrim
Abelardo Kasrim
Editor en Jefe
Abelardo Kasrim es Editor en Jefe en Automocion.co Habla directamente con el por Twitter en @abelardokasrim

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *