La Armada de los Estados Unidos (U.S. Navy) ya puede volver a presumir. Después de casi dos décadas que inició el proyecto, ya anunciaron que el caza F-35C de Lockheed Martin finalmente está listo para el combate.

El responsable de las Fuerzas Aéreas de la Armada estadounidenses, el vicealmirante DeWolfe Miller indicó que “El F-35C está listo para operaciones, listo para el combate y listo para ganar”. El avión de combate más caro de la historia al fin da un paso al frente dispuesto a surcar los cielos.

Este descendiente del X-35 que Lockheed Martin puso en el aire por primera vez en 2000 será muy distinto de los F/A-18 a los que sustituye. Una de sus ventajas será precisamente que con él lo raro será que este avión dispare sus misiles.

En realidad el F-35C está diseñado para que otros disparen por él. Sus capacidades avanzadas para no ser detectado por sistemas de radares, por ejemplo, permiten situarlo más como vigilante y espía de los cielos que como caza de combate tradicional.

Su sistema de detección de objetivos permite que la llamada “nube táctica” de la Marina estadounidense actúe contra esos objetivos y por ejemplo se puedan disparar misiles SM-6 desde destructores de la clase Aegis que estuvieran en el rango de alcance del objetivo.

De hecho se intentarán combinar esas prestaciones del F-35C con las de los cazas tradicionales como los F/A-18 que podrían seguir operando para disparar sus misiles aire-aire de medio alcance: el F-35C, mientras tanto, permanecería indetectable. No hay que confundir esta versión con otras como el F-35B que de hecho ya entró en acción en combate el pasado septiembre.

Hasta el casco de los pilotos es muy costoso

No ha sido ni mucho menos este un camino de rosas para el F-35C, que por ejemplo se mostró incapaz de ganar un duelo en el aire a un F-16 de 1978 y que incluso el presidente Donald Trump criticó abiertamente indicando que su coste “está fuera de control”.

Esos costes desde luego se dispararon desde el primer momento. En algunos medios han llegado a usar titulares que calificaban al F-35C como “el avión que devoró al Pentágono”, mientras que otros bromeaban al intentar estimar los costes y destacar que “lo único indetectable del F-35C es su coste”.

Incluso elementos como el casco que usarán los pilotos tenía costes astronómicos de 400.000 dólares. La estimación más reciente del coste del F-35C es de 107,7 millones de dólares, y se espera que por ejemplo el coste de producir el F-35A se reduzca a 85 millones de dólares este año.

Fuente DefenseNews

Abelardo Kasrim on FacebookAbelardo Kasrim on Twitter
Abelardo Kasrim
Abelardo Kasrim
Editor en Jefe
Abelardo Kasrim es Editor en Jefe en Automocion.co Habla directamente con el por Twitter en @abelardokasrim

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *